Azotan a un veganx

Nos parece interesante que reflexionemos, brevemente, sobre un hecho usual de nuestros días, antes de que se desvanezca en la amnesia social de los medios. Una viralización reemplaza otra viralización. En el turno de hoy, le tocó a un grupo de jóvenes veganos, militantes, que protestaron en el predio de la sociedad rural, en su famosa y poderosa exhibición económica, política, ideológica, donde los huevos del toro y las vacas se pasean dictando al poder ejecutivo lo que debe hacer en el nombre de la argentinidad que, supuestamente, SOMOS.

vegano-vaca-696x464

Protesta vegana, decíamos, pacífica, con pancartas, performativas, con cartulinas, como sucede en cualquier democracia del mundo; minorías —ONGs, Asociaciones civiles— que nos advierten del maltrato de animales, esos seres que, a pesar de nuestros hábitos alimenticios, también tienen derechos.

Pero el tormento del humo del asado, del chorizo, la fascinación chauvinista de la morcilla elevada a Ser Nacional nos impide el pensar. El tormento parrillero anestesia la consciencia. Como si lo que estuviera en debate es la identidad nacional mediada por la lucha gastronómica de los apetitos.

Los diarios que defienden, se identifican, con la Sociedad Rural Argentina titularon que “un grupo invadió la sociedad rural”. ¿Invadió? Imaginamos a Capussoto y sus militancias de hippies diseminando una dictadura de sahumerio, Jimi Hendrix y el pan relleno. Pero nada más lejos de la verdad.

El titular reclama el origen mítico de la patria, los bravos nacionales que defienden nuestros símbolos auténticos: esos terratenientes, gauchos, oligarcas (ponéle el nombre que quieras) respondieron a la protesta ingresando con caballos, sacaron a los pibes a patadas, violentamente… El campo: ¿no éramos todos?

¿A quiénes van dirigidos esos golpes, esas patadas, esa violencia?

La argentinidad que se afirma en la renta de la tierra trastocada por dinero mundial e importación confunde el trabajo con el látigo: limita, con su exclusividad y exclusión, el porvenir de la democracia.

Llámese a ese devenir “tecnología”, “conocimiento”, “innovación y ciencia básica”, supondrá siempre mantener a raya a ése sector social infinitamente agresivo, ése grupo que administra el péndulo que quiere retornar, tan cíclico como igual a sí mismo, al origen natural de la nación, esa que nos borra al desierto.

 

29/7/2019

Los editores

Un comentario en “Azotan a un veganx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s